$4.400,00

18 cuotas de $448,51
Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Descripción

DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO: 

PARASOL:

Evitar los rayos del sol

La primera y principal es la que seguro ya sabréis y anticipa su propio nombre: Evitar que la luz directa del sol llegue hasta las lentes. Por supuesto esto no será posible si estamos disparando directamente al sol porque queremos aprovechar sus reflejos de forma creativa, pero sí ayudará mucho en otras circunstancias. Gracias a él, se evitan los efectos perniciosos que producen los rayos del astro solar al propagarse por el objetivo en forma de destellos(flares) y reflejos indeseados. Además, esto también suele producir fotografías lavadas, faltas de contraste y definición y sobreexpuestas, problemas que disminuyen gracias al uso continuo del parasol.

Eliminar luces parásitas

Pero no sólo sirve para el sol, este accesorio también tiene otra función importante que es la de eliminar la luz incidente que puede llegar a la óptica desde otras fuentes provocando igualmente destellos e imágenes poco contrastadas. Es por eso que siempre recomendamos utilizar el parasol en toda clase de situaciones, ya que en cualquier parte puede haber fuentes de luz parásitas que contaminen nuestra toma y provoquen efectos indeseados.

Proteger el objetivo

El tercer uso del parasol sería el de servir como protección del objetivo. Como es evidente, con él colocado tenemos una especie de barrera delante de la óptica que puede amortiguar los eventuales golpes que podríamos darle en nuestros movimientos. Por otro lado, el parasol también sirve como protección ante la lluvia o ante el polvo y otro tipo de suciedad que pueda manchar la superficie frontal del objetivo.

Evidentemente su cobertura es limitada en estos casos pero no deja de ser un plus llevarlo siempre puesto. Incluso es recomendable dejarlo puesto al guardar la cámara en la mochila (la mayoría de parasoles están preparados para que se pueda poner y quitar la tapa sin problemas), si aún no hemos acabado la sesión, para que al volver a sacar la cámara ya esté preparada. Si, por el contrario, ya hemos terminado de hacer fotos, lo guardaremos colocado al revés de manera que apenas estorbe.